«La lógica nos puede llevar del punto a al punto b, la imaginación nos puede llevar a cualquier parte»Albert Einstein

La seguridad de que yo podía sanarme a mí misma no llegó un día así sin más ni más, fue en realidad un proceso de varios años y la puerta de entrada a ese sentimiento de seguridad interior fue la meditación.

Yo inicié la práctica la meditación a través de las enseñanzas de un hermoso libro llamado Volver a lo básico del autor colombiano Jaime Jaramillo. Este libro llegó a mi vida en un momento de inconformismo existencial, de ira y ansiedad; el libro prometía que la práctica diaria de la meditación, por corta que fuera, me llevaría a experimentar paz interior sin importar el tipo de circunstancias que me rodearan o que estuviera viviendo, lo cual me pareció muy tentador, pero así mismo, dudaba de que tanta belleza pudiera ser cierta.

La verdad es que no fui la más juiciosa, no lo logré al primer intento, ni al segundo, ni al tercero; iniciaba un día y con suerte llegaba al tercero, el cuarto no tenía tiempo y me decía a mi misma luego le hago, el quinto ya lo había olvidado y después de algunos días, generalmente aquellos en que me sentía triste o ansiosa retomaba, pero en realidad no era disciplinada con la práctica.

Cada que llegaba un episodio de depresión o de ansiedad, cada que me sentía de pelea con la vida, lo cual era muy frecuente por aquella época, recordaba ese libro que ya parecía lejano y ajeno, pero retomaba la intención de meditar diariamente y así iniciaba un nuevo intento donde daba un pasito más.

A pesar de lo poco disciplinada que era con la práctica de la meditación empecé a notar un cambio sutil pero contundente: había cierta calma en mi interior, a pesar de que las circunstancias externas no habían cambiado, algo dentro de mi si lo estaba haciendo y esto hacía que mi percepción fuera diferente, sentía que estaba empezando a dejar de ser una marioneta del mundo, de las circunstancias y que era yo quien podía asumir el control.

En neuropsicología se habla de que el cerebro para emprender algo nuevo necesita una razón, un porqué y fue ese atisbo de calma interior lo que se convirtió en el porqué que necesitaba mi mente consciente para comprometerse con la práctica de meditación diaria.

imagen 2 articulo 4

Photo by freestocks.org on Unsplash

Los libros han sido mis grandes maestros, poco tiempo después de obtener cierto grado de disciplina con la práctica meditativa, me vi adquiriendo y leyendo libros de meditación, espiritualidad, autocoaching, crecimiento personal, haciendo cursos online, escuchando conferencias, que sin darme cuenta, me motivaron a aprender otro idioma, pues lecturas y conferencias que me interesaban se encontraba en inglés; ahora hay mucho más material disponible en español, pero hace ocho años el tema de la meditación y el coaching personal no era tan popular como lo es ahora; así que de esta manera me fui involucrando es este maravilloso mundo, lo que nunca me imaginé es que esto se convertiría en mi estilo de vida e incluso, en mi nueva profesión.

Siempre que comparto mi experiencia con la meditación no puedo dejar de nombrar a Jaime Jaramillo pues fue a través de sus libros que me inicié en este maravilloso camino, pero el libro que cambió mi vida radicalmente fue El poder del Ahora del alemán Eckard Tolle, pues en él se consolidaron y afianzaron muchas ideas sueltas que ya traía y me ayudó a traer mucha presencia a mi vida.

La meditación ha traído calma y paz a mi vida, pero lo que más valoro es que me ayudó a traer consciencia y con ella, la capacidad de observar mis emociones y sentimientos para procurar gestionarlos adecuadamente y lograr ver más allá hacia lo que cada situación que acontece en mi vida me quiere enseñar, lo qué me quiere mostrar, lo qué debo sanar para seguir creciendo como persona.

La verdad es que cualquier persona puede meditar, como cualquier nueva experiencia hay que querer hacerla con el fin de lograr resultados. Al principio puede ser un poco difícil, porque parece muy diferente a lo que se nos ha enseñado a hacer, pero meditar es mucho más simple de lo que pensamos, sólo se requiere voluntad de querer hacerlo.

Te invito a abrir las puertas y permitir que ingrese nuevo conocimiento a tu mente. Si este tema te interesa, puedes inscribirte a mi curso online Soy una Mujer Amor, uno de los módulos de este curso trata sobre la meditación, allí podrás aprender sobre esta práctica, descargar las meditaciones guiadas en mp3 y realizar un sencillo reto de 21 días, para que recibas ese atisbo de calma que será tu ancla para disciplinarte si deseas paz interior.

Cuando escuchamos la voz de otra persona guiándonos en un viaje a nuestro interior con la intención de conectar con nuestra sabiduría interna, se abre un hermoso mundo hacia el autoconocimiento, incrementando la confianza en nosotras mismas, abriendo el camino a vivir una conexión espiritual real que será el inicio de nuestra sanación en el plano físico. Las meditaciones guiadas son una herramienta muy poderosa para canalizar la fuerza de nuestra imaginación y con ello crear un cambio interno sutil, pero muy profundo.

Recuerda creer para ver.

Con cariño,

Dary