Hoy en día se habla mucho de infertilidad al referirse a enfermedades como la endometriosis y el síndrome de ovario poliquístico SOP, cuando en realidad el término correcto debería ser fertilidad reducida, pues estás enfermedades no causan infertilidad por si mismas, sino que causan una reducción de las posibilidades de lograr la concepción ya sea por obstrucción de los órganos en el caso de la endomentriosis  o por disfunción de los ovarios en el caso del SOP.

Es cierto que, en muchos casos y dependiendo de la gravedad de estas enfermedades, la reducción de la fertilidad puede ser alta, pero nunca es infertilidad.

Para el caso de la endometriosis, se sabe que una de las teorías más aceptadas actualmente como causa probable de su aparición es la de la menstruación retrograda, en la que parte del tejido endometrial que debería ser expulsado con la menstruación, se devuelve y pasa a través de las trompas uterinas hacia la cavidad abdominal, dejando células endometriales a su paso, que con el tiempo forman endometriomas. Sin embargo, también se sabe que el 90% de las mujeres tenemos menstruaciones retrogradas pero que no todas desarrollan endometriosis, y esto se debe a que, a parte de tener menstruación retrograda, se necesita que el sistema inmunológico de la mujer no funcione adecuadamente y de esta manera el cuerpo no logre reabsorber el tejido endometrial que ha caído en los órganos pélvico-abdominales. Por eso, para que se produzca la endometriosis se necesita, además de la menstruación retrógrada, una disfunción inmunológica la cual está directamente relacionada con los hábitos alimenticios.

Algo similar ocurre con el síndrome de ovario poliquístico SOP, enfermedad que se basa en un desorden hormonal provocado por una disfunción ovárica. Esta enfermedad tiene una relación directa con la inflamación sistémica de bajo grado y la resistencia a la insulina que, al igual que la disfunción inmunológica que requiere la endometriosis, está directamente relacionada con hábitos alimenticios poco saludables.

Mejorar la función inmunológica para disminuir los síntomas de la endometriosis y reducir la inflamación sistémica de bajo grado y la resistencia a la insulina para mejorar los síntomas del SOP, se puede tratar con una alimentación saludable en la que la ingesta de frutas, verduras y hortalizas diariamente es imprescindible.

Al mejorar la función inmunológica, se puede lograr una considerable reducción de los implantes endometriales que reducen la fertilidad al bloquear las trompas e invadir los ovarios; así mismo al disminuir la inflamación sistémica de bajo grado y la resistencia a la insulina, los ovarios mejorarán su funcionamiento con lo cual se aumenta la calidad de vida de la mujer y sus posibilidades de embarazo.

Nuestro cuerpo tiene la capacidad de recuperarse de manera natural, una enfermedad no es una sentencia, la palabra infertilidad no tiene porque hacerte pensar que nunca podrás ser madre y sumirte en la tristeza y la frustración. Tú puedes reestablecer tu estado de armonía y salud interior, solo necesitas el conocimiento adecuado, el deseo de recuperarte y lo más importante: la creencia de que es posible.

En realidad, no tienes que esforzarte para estar sana; la salud es algo que ya posees, si no la alteras claro está. Quizá hayas alterado tu cuerpo sano sobrealimentándolo, privándolo de ejercicio, estresándolo o sobre estimulándolo con toxinas, drogas y alimentos de mala calidad nutricional que lo han dejado enfermo, fatigado, nervioso, angustiado, hinchado, o con una lista interminable de enfermedades.

Tú puedes empezar a hacer realidad tu intención de mejorar tu salud reproductiva y lograr convertirte en madre si es lo que deseas, iniciando una vida de consciencia con la alimentación y honrando tu cuerpo. Escúchalo, ve a tu interior y trátalo con la dignidad y el amor que merece.

Si esperas conseguir una mejora de tu calidad de vida reduciendo los síntomas de estas enfermedades, lograr un proceso de concepción exitoso y llevar un embarazo saludable, es importante que prestes mucha atención a tu alimentación.

Las comidas de mala calidad nutricional favorecen el desbalance hormonal, perjudican tu sistema inmunológico, aumentan la resistencia a la insulina, inflaman tu cuerpo y reducen las reservas de sustancias nutritivas necesarias para que el sistema reproductivo pueda trabajar correctamente. La mala alimentación y un peso no saludable son dos de los factores más importantes que afectan la fertilidad.

Un pequeño cambio en tus hábitos alimenticios marcará la diferencia a la hora de buscar la mejora de tu calidad de vida y tu embarazo si es lo que deseas. Puedes empezar de manera sencilla introduciendo alimentos sanos a tu dieta alimenticia a través de los batidos verdes.

Si quieres saber qué son los batidos verdes y cómo prepararlos, al final de este artículo puedes registrarte y obtener gratuitamente a vuelta de correo una guía con siete sencillas y deliciosas recetas de batidos a base de los alimentos más beneficiosos para equilibrar tu sistema hormonal, mejorar tu sistema inmunológico y aumentar la reserva de las sustancias nutritivas necesarias para que tu sistema reproductivo funcione de manera óptima y así, si es tu deseo, logres conseguir un embarazo.

Regístrate y recibe a vuelta de correo la guía LOS 7 MEJORES BATIDOS PARA FAVORECER LA FERTILIDAD

Gracias por leer este articulo.

Recuerda creer para ver.

Con cariño,

Dary

Si te ha gustado este artículo te invitamos a compartirlo en tus redes sociales haciendo clic en los botones que tienes a tu izquierda o aquí abajo.