Infertilidad femenina, Endometriosis y SOP¿Cómo puede ayudar la alimentación?

Infertilidad femenina, Endometriosis y SOP¿Cómo puede ayudar la alimentación?

Hoy en día se habla mucho de infertilidad al referirse a enfermedades como la endometriosis y el síndrome de ovario poliquístico SOP, cuando en realidad el término correcto debería ser fertilidad reducida, pues estás enfermedades no causan infertilidad por si mismas, sino que causan una reducción de las posibilidades de lograr la concepción ya sea por obstrucción de los órganos en el caso de la endomentriosis  o por disfunción de los ovarios en el caso del SOP.

Es cierto que, en muchos casos y dependiendo de la gravedad de estas enfermedades, la reducción de la fertilidad puede ser alta, pero nunca es infertilidad.

Para el caso de la endometriosis, se sabe que una de las teorías más aceptadas actualmente como causa probable de su aparición es la de la menstruación retrograda, en la que parte del tejido endometrial que debería ser expulsado con la menstruación, se devuelve y pasa a través de las trompas uterinas hacia la cavidad abdominal, dejando células endometriales a su paso, que con el tiempo forman endometriomas. Sin embargo, también se sabe que el 90% de las mujeres tenemos menstruaciones retrogradas pero que no todas desarrollan endometriosis, y esto se debe a que, a parte de tener menstruación retrograda, se necesita que el sistema inmunológico de la mujer no funcione adecuadamente y de esta manera el cuerpo no logre reabsorber el tejido endometrial que ha caído en los órganos pélvico-abdominales. Por eso, para que se produzca la endometriosis se necesita, además de la menstruación retrógrada, una disfunción inmunológica la cual está directamente relacionada con los hábitos alimenticios.

Algo similar ocurre con el síndrome de ovario poliquístico SOP, enfermedad que se basa en un desorden hormonal provocado por una disfunción ovárica. Esta enfermedad tiene una relación directa con la inflamación sistémica de bajo grado y la resistencia a la insulina que, al igual que la disfunción inmunológica que requiere la endometriosis, está directamente relacionada con hábitos alimenticios poco saludables.

Mejorar la función inmunológica para disminuir los síntomas de la endometriosis y reducir la inflamación sistémica de bajo grado y la resistencia a la insulina para mejorar los síntomas del SOP, se puede tratar con una alimentación saludable en la que la ingesta de frutas, verduras y hortalizas diariamente es imprescindible.

Al mejorar la función inmunológica, se puede lograr una considerable reducción de los implantes endometriales que reducen la fertilidad al bloquear las trompas e invadir los ovarios; así mismo al disminuir la inflamación sistémica de bajo grado y la resistencia a la insulina, los ovarios mejorarán su funcionamiento con lo cual se aumenta la calidad de vida de la mujer y sus posibilidades de embarazo.

Nuestro cuerpo tiene la capacidad de recuperarse de manera natural, una enfermedad no es una sentencia, la palabra infertilidad no tiene porque hacerte pensar que nunca podrás ser madre y sumirte en la tristeza y la frustración. Tú puedes reestablecer tu estado de armonía y salud interior, solo necesitas el conocimiento adecuado, el deseo de recuperarte y lo más importante: la creencia de que es posible.

En realidad, no tienes que esforzarte para estar sana; la salud es algo que ya posees, si no la alteras claro está. Quizá hayas alterado tu cuerpo sano sobrealimentándolo, privándolo de ejercicio, estresándolo o sobre estimulándolo con toxinas, drogas y alimentos de mala calidad nutricional que lo han dejado enfermo, fatigado, nervioso, angustiado, hinchado, o con una lista interminable de enfermedades.

Tú puedes empezar a hacer realidad tu intención de mejorar tu salud reproductiva y lograr convertirte en madre si es lo que deseas, iniciando una vida de consciencia con la alimentación y honrando tu cuerpo. Escúchalo, ve a tu interior y trátalo con la dignidad y el amor que merece.

Si esperas conseguir una mejora de tu calidad de vida reduciendo los síntomas de estas enfermedades, lograr un proceso de concepción exitoso y llevar un embarazo saludable, es importante que prestes mucha atención a tu alimentación.

Las comidas de mala calidad nutricional favorecen el desbalance hormonal, perjudican tu sistema inmunológico, aumentan la resistencia a la insulina, inflaman tu cuerpo y reducen las reservas de sustancias nutritivas necesarias para que el sistema reproductivo pueda trabajar correctamente. La mala alimentación y un peso no saludable son dos de los factores más importantes que afectan la fertilidad.

Un pequeño cambio en tus hábitos alimenticios marcará la diferencia a la hora de buscar la mejora de tu calidad de vida y tu embarazo si es lo que deseas. Puedes empezar de manera sencilla introduciendo alimentos sanos a tu dieta alimenticia a través de los batidos verdes.

Si quieres saber qué son los batidos verdes y cómo prepararlos, al final de este artículo puedes registrarte y obtener gratuitamente a vuelta de correo una guía con siete sencillas y deliciosas recetas de batidos a base de los alimentos más beneficiosos para equilibrar tu sistema hormonal, mejorar tu sistema inmunológico y aumentar la reserva de las sustancias nutritivas necesarias para que tu sistema reproductivo funcione de manera óptima y así, si es tu deseo, logres conseguir un embarazo.

Regístrate y recibe a vuelta de correo la guía LOS 7 MEJORES BATIDOS PARA FAVORECER LA FERTILIDAD

Gracias por leer este articulo.

Recuerda creer para ver.

Con cariño,

Dary

Si te ha gustado este artículo te invitamos a compartirlo en tus redes sociales haciendo clic en los botones que tienes a tu izquierda o aquí abajo.

Fertilidad, Endometriosis y Adenomiosis desde el punto de vista físico y emocional.

Fertilidad, Endometriosis y Adenomiosis desde el punto de vista físico y emocional.

En este artículo me gustaría hablar de esta enfermedad desde dos ópticas: la médico-científica y la biológico-emocional, pues conocer estos dos puntos de vista de la endometriosis nos permite tener una comprensión más clara y contar con más opciones a la hora de tomar acción frente al tratamiento adecuado principalmente si se está buscando un embarazo.

Visión médico-científica

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que una de cada 10 mujeres en edad reproductiva padece endometriosis. Para algunas mujeres esta enfermedad causa un impacto severo en su calidad de vida, principalmente por el fuerte dolor que conlleva y por las dificultades para lograr un embarazo ya que la endometriosis es responsable de hasta un 30-50% de casos de infertilidad o fertilidad reducida como prefiero llamarlo.

Esta enfermedad se localiza más frecuentemente en los propios órganos pélvicos: ovarios, trompas, cérvix, vagina, vejiga, intestinos, recto e incluso en el propio útero (adenomiosis). A nivel extra pélvico es mucho menos frecuente ya que su incidencia esta alrededor del 1%, pero puede afectar casi todos los órganos, excepto el corazón. Lo más frecuente en este caso son los nódulos linfáticos, pulmones, vesícula biliar, riñón, páncreas, hígado y cerebro.

La endometriosis es la presencia de tejido endometrial fuera de su sitio. El tejido endometrial o endometrio es la capita más interna de nuestro útero, la que recubre la cavidad uterina y se desprende cada mes produciendo la menstruación.

Con cada ciclo menstrual se produce un estímulo por las hormonas que producen nuestros ovarios y hace que esta capa se engrose, si no hay embarazo esta capa se debilita y se desprende produciendo el sangrado menstrual.

La adenomiosis se ha utilizado médicamente para describir un tipo de endometriosis que afecta al propio útero, al alojarse tejido endometrial en la capa más gruesa que recubre el útero llamada miometrio. Se piensa que al menos el 40% de las mujeres que sufren endometriosis también padecen adenomiosis y que parte de los tratamientos médicos que fracasan se debe a que se trata la primera sin tener en cuenta la segunda.

De acuerdo con la doctora Miriam Al Abid, reconocida ginecobstetra española, la endometriosis es una enfermedad que tiene tres componentes: el primero fisiológico, por supuesto es el endometrio fuera de su sitio, producido principalmente por lo que se denomina menstruación retrógrada, donde parte de la menstruación se devuelve a través de las trompas hacia la cavidad abdominal, alojándose en otros lugares durante su recorrido; segundo, la presencia de una disfunción inmunológica, lo cual significa que hay una predisposición del cuerpo que le impide realizar la reabsorción de la menstruación retrógrada que, según la doctora Miriam, en una mujer con un sistema inmunológico en buen funcionamiento es reabsorbida por el cuerpo y eliminada naturalmente; y tercero, el estímulo hormonal por el que pasamos todas las mujeres en cada ciclo, el cual favorece una reacción inflamatoria que es normal para hacer que el tejido endometrial se desprenda y salga. El problema aquí, es que el tejido endometrial que no está en su lugar (endometrioma) también sangra, causando el dolor incapacitante que caracteriza esta enfermedad.

La enfermedad parece fortalecerse cada vez más, pues ese sangrado producido por los implantes endometriales no encuentra salida y se continúa acumulando, generando adherencias entre órganos y en la mayoría de los casos complicaciones, mayor dolor y problemas de fertilidad.

Los síntomas varían dependiendo de la localización de la enfermedad, siendo la más frecuente los ovarios, generando endometriomas o quistes de chocolate, llamados así por el color café oscuro que va tomando la sangre acumulada con el paso del tiempo.

Desde el punto de vista científico esta es una enfermedad de la que se desconoce su causa y que no tiene cura. Los tratamientos médicos convencionales se centran en el manejo de los síntomas, que en este caso son principalmente el dolor y la alta reducción de la fertilidad.

Visión biológico-emocional

 

Es un hecho que existe un vínculo entre nuestras emociones y las enfermedades que padecemos, aunque para muchas personas esto parezca ser un nuevo descubrimiento, a través de los tiempos la humanidad siempre ha sabido, en grado más o menos consciente, que todas las enfermedades en últimas tienen un origen emocional.

En esta parte quiero hablar de la biodescodificación, un método para el restablecimiento de la salud humana cuyo objetivo se centra en el bienestar emocional y se basa en la investigación y comprensión de las causas emocionales, muchas veces inconscientes, que subyacen tras toda enfermedad y que a mí particularmente, me ayudó a darle un giro completo a la visión que tenía de mi enfermedad con lo cual empecé a abordarla de una manera radicalmente diferente.

Para empezar, debemos tener muy claro que nuestros cuerpos responden directamente a nuestro diálogo interno, pensamientos, creencias y emociones, así como a la forma en que lo tratamos, como lo nutrimos y al medio ambiente al que lo exponemos. Una enfermedad es simplemente la manera en que nuestro cuerpo nos dice que algo en nuestro mundo interno no es beneficioso para nosotras; escuchar a nuestro cuerpo nos da pistas sobre los patrones de pensamiento y los hábitos que debemos modificar para ayudarlo a sanar.

De acuerdo con Louise Hay, escritora, conferencista y maestra espiritual, que abordó durante su vida el tema de la sanación del cuerpo a través de la conciencia, los problemas con nuestro sistema reproductivo vienen de un deseo, muchas veces inconsciente, de no querer ser mujer, de no gustarnos a nosotras mismas, lo cual nos lleva a rechazar nuestra feminidad, sentimos culpables, temerosas e inseguras de nuestra sexualidad. Louise asegura que la causa probable de la endometriosis es un fuerte sentimiento de inseguridad, decepción y frustración, con una fuerte tendencia a culparnos a nosotras mismas y a otros, donde tratamos de sustituir el amor por azúcar. En su libro Tú puedes sanar tu cuerpo, ella nos brinda este nuevo modelo de pensamiento que debemos implantar en nuestra mente para ayudar a nuestro cuerpo a sanar:

“Soy poderosa y deseable. Es maravilloso ser mujer. Me amo y me siento realizada.”

De acuerdo con Enric Corbera, sicólogo y estudioso de la bioneuroemoción, la endometriosis se trata de un conflicto relacionado con no tener casa donde gestar a un hijo: “Tengo miedo de no ser una buena madre”, “no estoy en mi casa”, “no tengo espacio para mi hijo”, “no quiero ser madre”. A nivel inconsciente está el deseo de ser madre, pero su mente consciente rechaza la posibilidad al sentir que no cuenta con las condiciones para acogerlo en un buen lugar, por ello lo “aloja” en otro sitio, haciendo que a nivel físico el endometrio se aloje fuera del útero.

Lise Burbeau, autora y conferencista canadiense, quien enfocó su vida en ayudar a la gente a conocerse a sí misma a través de la escucha de sus cuerpos, nos plantea que el principal bloqueo emocional que subyace tras la endometriosis es el de “no poder concebir”.

Según Lise, las mujeres que padecen endometriosis son, en términos generales y paradójicamente, muy capaces de “concebir” en otras áreas de sus vidas; son exitosas, emprendedoras, del tipo independiente, que lo dirige todo y que en lo más profundo de su ser desean ser madres, aunque conscientemente no lo reconozcan. Tienen un temor muy profundo acerca de las consecuencias del embarazo o del parto tanto a corto, como a mediano y largo plazo; por ejemplo, el tener que abandonar sus proyectos personales, sacrificar su independencia, sentir que sus vidas van a cambiar radicalmente, sentir que no cuentan con las condiciones adecuadas para traer un bebé, pensar que este mundo está tan mal que no vale la pena traer pequeños a sufrir, que el bebé o la madre pueden morir durante la gestación o el parto, etc.-. Este miedo es lo suficientemente grande como para bloquear su posibilidad de tener un hijo.

De acuerdo con Lise, el mensaje que recibes con esta enfermedad es que te des cuenta de que las creencias que albergas son tan fuertes como para crear un obstáculo físico que te impide quedar embarazada. Un indicio muy claro del deseo que tienes de ser madre, es que esta enfermedad crea la apariencia de otros úteros (endometriomas); tienes incluso úteros extra.

La enfermedad, por lo tanto, nos invita a observar esas creencias limitantes que nos impiden lograr aquello que deseamos en nuestras vidas. Necesitamos crear nuevos pensamientos que respalden nuestra necesidad de autorealización a través de la nueva vida que estamos llamadas a traer a la tierra. Necesitamos aprender a ser amables con nosotras mismas, a perdonarnos y perdonar a otros, de esta manera la vida fluirá armoniosamente y nos sentiremos libres de crear lo que deseemos en la vida. Aprender a observarnos, amarnos, perdonarnos y cuidarnos es primordial para sanar.

¿Cómo sacar el mejor provecho de estas dos visiones?

Estas visiones, desde luego, no son mutuamente excluyentes, al considerar el punto de vista biológico-emocional, no tienes nada que perder y quizás encuentres en él la causa y un camino hacia la solución de tu enfermedad, esto requerirá que te cuestiones y cambies tus creencias mentales, lo cual demanda compromiso, disciplina y consistencia, pero, sobre todo, mucho amor propio.

Además, debo precisar que el hecho de que tú misma encuentres la causa de tu malestar no quiere decir que no consultes al médico. Debes buscar ayuda física mientras realizas tu búsqueda interior, pues es mucho más fácil efectuar un proceso de reflexión y búsqueda interna cuando no te molesta el dolor.

Pero por sobretodo quiero que tengas en cuenta que no importa a cuantos tratamientos médicos te sometas, la endometriosis no mejorará o se sanará si no cambias tus patrones de pensamiento. Es esta la razón por la que hay mujeres operadas de endometriosis varias veces, con mejorías tan solo temporales, pues sus patrones de pensamiento hacen que la enfermedad se continúe manifestando.

Así que por favor, la próxima vez que visites un profesional de la salud que te diga que no puedes hacer nada para mejorar tu enfermedad, date la vuelta y busca por otro lado. Cada vez son más los médicos que incorporan una visión holística para tratar a sus pacientes.

Por ahora, te dejo un regalo para comenzar con el cambio de patrones mentales. Imprímelo y ubícalo en un sitio donde lo veas a diario o ponlo de imagen en tu celular. Realiza la declaración durante al menos 40 días todos los días, al menos una vez cada hora mientras estes despierta, para esto puedes poner recordatorios en tu celular. Haz esta declaración en voz alta cuando puedas, y cuando no, hazlo mentalmente; al hacerlo cierra tus ojos y pon las manos en tu pecho de tal manera que logres sentir la vibración de las palabras. Es muy importante que te vayas a la cama con este pensamiento en mente y que sientas que es verdad para ti. Descárgalo aquí.

También puedes descargar la guía gratuita de batidos para mejorar tu fertilidad registrándote aquí.

Recuerda creer para ver.

Con cariño,

Dary

Si te ha gustado este artículo te invitamos a compartirlo en tus redes sociales haciendo clic en los botones que tienes a tu izquierda o aquí abajo. También puedes dejarnos tus comentarios.

Respiración pélvica para mejorar la fertilidad.

Respiración pélvica para mejorar la fertilidad.

Desde el punto de vista físico, la respiración es el proceso mediante el cual, a través de la inhalación, entra aire rico en oxígeno al cuerpo de un ser vivo y mediante la exhalación, sale aire rico en dióxido de carbono. Este proceso es indispensable para la vida del ser humano y es automático, es decir, no requiere ser controlado conscientemente por nosotros.

El espacio comprendido entre la primera inhalación y la última exhalación es lo que llamamos vida. Cuando la respiración está en el cuerpo, la vida está en el cuerpo y cuando la respiración no está en el cuerpo, la vida no está en el cuerpo. Desde cualquier punto de vista la respiración es vida y esta controla todos sus aspectos, desde lo visible hasta lo invisible a ojos del ser humano.

La respiración y nuestras emociones están profundamente conectadas. Dependiendo de la emoción que tengamos en determinado momento cambiará nuestro patrón de respiración y así mismo la profundidad y calidad del oxígeno que llevamos a nuestros órganos y células.

Emociones como la angustia, la ira y estrés producen respiraciones rápidas y superficiales, mientras que emociones como la alegría y la tranquilidad producen respiraciones lentas y profundas.

Lo maravilloso de la respiración es que, a pesar de ser un proceso automático, también lo podemos controlar para nuestro mayor beneficio. El proceso a través del cual controlamos nuestra respiración se llama respiración consciente y es utilizado de muchas formas con diversos objetivos: desde bajar el ritmo cardíaco, hasta el manejo del dolor producido por enfermedades crónicas.

Unido al concepto de respiración consciente está el de respiración energética; este es el proceso por el cual, a través de la respiración física consciente y mediante el poder de nuestra imaginación, llevamos energía a cualquier parte de nuestro cuerpo (recuerda que la energía siempre sigue el pensamiento) con el objetivo de ayudarlo a liberar bloqueos emocionales que están causando incomodidad o enfermedad. Allí donde la energía ha dejado de fluir de manera armoniosa debemos llevar amor de manera intencional a través de nuestros pensamientos para que la armonía se restablezca.

Esto resulta particularmente importante en los casos de infertilidad femenina (y también masculina) ya que es un hecho que existe un vínculo entre nuestras emociones y las enfermedades que padecemos, aunque para muchas personas esto parezca ser un nuevo descubrimiento, a través de los tiempos la humanidad siempre ha sabido, en grado más o menos consciente, que todas las enfermedades en últimas tienen un origen emocional.

Así que llevar energía, a través de la respiración consciente y el poder de nuestra imaginación, a las zonas del cuerpo donde esta ha dejado de fluir de forma armoniosa (si tienes problemas de fertilidad seguro que así es) ayuda a liberar tenciones y mejorar el funcionamiento de los órganos implicados, que en el caso de los problemas de fertilidad son los órganos reproductivos: vulva, vagina, cérvix, útero, trompas uterinas y ovarios.

La respiración pélvica.

Ya que este blog está enfocado en la salud femenina y el restablecimiento de las condiciones de fertilidad para lograr un embarazo, hoy quiero hablar particularmente de un tipo de respiración energética: la respiración pélvica.

Este tipo de respiración se usa con muchos fines, desde relajar el útero para favorecer la fertilidad hasta el manejo del dolor producido por enfermedades crónicas como la endometriosis y la adenomiosis.

El Qi Gong o “trabajo de la energía vital” es una práctica milenaria de la medicina tradicional china, que tiene por objetivo hacer circular la energía vital de la manera más adecuada a la finalidad con la que se practica. Tai Ji, Yoga, Meditación Zen y Reiki, pueden ser incluidos bajo el nombre de Qi Gong.

La respiración pélvica es una práctica antigua de la medicina tradicional china para la mujer, que nos ayuda a conectar consciente y profundamente con nuestros órganos femeninos y consiste en enfocar y dirigir la atención, el amor y el movimiento respiratorio hacia el útero y los ovarios principalmente.

En la medicina tradicional china, que se enfoca en la armonía energética del cuerpo, los desórdenes hormonales y las enfermedades como la endometriosis, el síndrome de ovario poliquístico, los miomas y otras, son bloqueos o estancamientos energéticos que producen desarmonía y que pueden ser causados por factores internos como el manejo inadecuado de nuestras emociones a lo largo de meses, años o incluso toda una vida y por factores externos como, por ejemplo, el clima.

Con el planteamiento de un objetivo amoroso, a través de la respiración y de la visualización -el poder creativo de nuestra imaginación-, movilizamos energía hacia estos preciosos órganos, permitiéndoles expresarse, relajarse, soltar y sanar. Este proceso nos permite mantener el flujo energético de nuestro cuerpo fluido y libre, para de esta manera, no solo prevenir y tratar enfermedades, sino también vivir una vida más plena y feliz.

La práctica de la respiración pélvica.

Esta práctica está enfocada a llevar armonía a los órganos reproductivos y así mejorar su funcionamiento. Debo decirte que la consistencia y la disciplina son lo único que garantiza los resultados, por lo tanto, debes realizar esta práctica por lo menos durante 21 días continuos en la mañana y en la noche; no te tomará más de cinco minutos y si aportará mucho a tu salud y bienestar. Cualquier mujer independiente de su edad, estado de salud, con o sin útero, con o sin ovarios o periodo menstrual puede practicarla, solo evita realizarla si estás embarazada.

Lo primero es conectar cuerpo con mente, esto es muy importante para la visualización, por lo que es necesario que sepas la forma, tamaño y ubicación de los órganos que vamos a nutrir y armonizar con la respiración. Si lo consideras necesario realiza previamente un dibujo de tu útero y ovarios, y ponte todo lo creativa que quieras; si sabes que tienes miomas, fibromas, endometriosis, ovarios poliquísticos o cualquier otra condición, dibújalos también.

Acuéstate en una posición cómoda, junta los dedos pulgares de tus manos y ponlos justo sobre tu ombligo, luego une tus dedos índices formando una figura de corazón y deja descansar tus manos sobre el vientre.

Cierra tus ojos y toma tres respiraciones profundas, inhalando por la nariz y soltando por la boca con ruido de exhalación; luego inhala suave y profundamente por tu nariz y eleva tu vientre (la parte de tu abdomen que se encuentra por debajo del ombligo). Imagina que el aire llena tu útero y ovarios, visualiza que ese aire es de color rosado magenta (fucsia). Este aire de color rosado inunda tu útero, este se llena de color y llega hasta tus ovarios. Visualiza tus órganos internos llenos de luz y color.

Haz movimientos suaves con tus dedos sintiendo que con este movimiento consientes estos órganos, ellos responden a tus caricias mientras sostienes el aire unos segundos. Luego exhala suavemente procurando demorar este proceso e imaginando que el aire sale por cada uno de los poros de tu cuerpo y sonríele amorosamente a tus órganos.

Haz 10 repeticiones aproximadamente -no es necesario que lleves la cuenta exacta-, al finalizar respira normalmente y siente la energía circundante en tu cuerpo cuya fuente es tu útero. Quédate allí un par de minutos más y luego abre los ojos y continua con tus actividades cotidianas, sintiéndote más llena de energía.

Recuerda creer para ver.

Con cariño,

Dary

Recuerda que puedes descargar la guía gratuita de batidos para mejorar tu fertilidad registrándote aquí.

Si te ha gustado este artículo te invitamos a compartirlo en tus redes sociales haciendo clic en los botones que tienes a tu izquierda o aquí abajo. También puedes dejarnos tus comentarios.

Un Curso de Milagros transforma tu vida.

Un Curso de Milagros transforma tu vida.

En mis artículos y en mis asesorías hablo mucho acerca de Un curso de MilagrosUCDM y hoy quiero contarte un poco de que se trata.

Este es un libro de entrenamiento personal que básicamente tiene por objetivo entrenar la mente para cambiar nuestros pensamientos de miedo en amor.

Este libro habla por sí solo, así que quiero presentártelo exponiendo aquí su párrafo introductorio:

“Éste es un curso de milagros. Es un curso obligatorio. Sólo el momento en que decides tomarlo es voluntario. Tener libre albedrío no quiere decir que tú mismo puedas establecer el plan de estudios. Significa únicamente que puedes elegir lo que quieres aprender en cualquier momento dado. Este curso no pretende enseñar el significado del amor, pues eso está más allá́ de lo que se puede enseñar. Pretende, no obstante, despejar los obstáculos que impiden experimentar la presencia del amor, el cual es tu herencia natural. Lo opuesto al amor es el miedo, pero aquello que todo lo abarca no puede tener opuestos.

Este curso puede, por lo tanto, resumirse muy simplemente de la siguiente manera:

Nada real puede ser amenazado. Nada irreal existe.

En esto radica la paz de Dios.”         

Como el propio titulo indica, el Curso está organizado de principio a fin como un recurso de enseñanza. Se compone de tres libros: el Texto, que tiene 754 paginas, el Libro de ejercicios, con 522, y el Manual para el maestro, que consta de 100. El orden que el estudiante debe seguir al usar los libros y la manera de estudiarlos depende, en cada caso, de sus necesidades y preferencias personales.

El programa de estudios que el Curso propone se planeó meticulosamente y se explica paso a paso, tanto en el orden práctico como en el teórico. El Curso pone más énfasis en la aplicación práctica que en la teoría, y más en la experiencia que en la teología. Señala específicamente que “una teología universal es imposible, mientras que una experiencia universal no sólo es posible sino necesaria”. Aunque su enfoque es cristiano, el Curso aborda temas espirituales de carácter universal. Subraya que no es más que una de las muchas versiones del programa de estudios universal, y que difiere de las demás sólo en su forma. En última instancia, todas conducen a Dios.

Desde que me involucré en el mundo del crecimiento personal y el autocoaching este libro era referencia recurrente, mis mentoras hablaban de él como el Curso de cursos y todas coincidían en las profundas transformaciones que habían logrado con él.

En marzo de 2016 sustenté mi tesis de maestría y como regalo por este logro académico mi esposo me compró el libro Volver al Amor de Marianne Williamson, basado en los principios de Un Curso de Milagros, él conocía bien mis intereses y sabía que quería iniciar con este libro. Lo leí y me encantó.

En la feria del libro de mi ciudad de ese mismo año me decidí a comprarlo e inicié su lectura. Te confieso que no fue fácil, era un texto pesado intelectualmente y aunque no es un libro religioso está redactado en un lenguaje cristiano que en su momento me frenó un poco. Con mucho, pero mucho esfuerzo llegué al capitulo 13, ya mi mente no lo comprendía y por más que me devolvía a tratar de entender lo que me decía no lo lograba. Lo abandoné. Pasó a ocupar un lugar especial en mi biblioteca pues lo dispuse de tal manera que siempre fuera visible para así no olvidar mi intención de iniciarlo nuevamente algún día.

Pocos días después me sentí atraída por un libro de metafísica llamado Nanotecnología de la mente sobre la materia, que había estado en mi biblioteca por mas un año y nunca había leído, después de mi fracaso con UCDM este libro nos acompaño a mí y al bebé que se gestaba en mi vientre en nuestro último mes de embarazo.

Siempre he confiado en que todo lo que necesito saber llega a mi en el momento que debe llegar y sin esfuerzo, guía divina lo llamo yo. Este libro fue un elemento clave para poder entender las enseñanzas de Un Curso de Milagros, cada capítulo era una especie de apertura mental que me dejaba sorprendida con la simplicidad con la que me ayudaba a comprender aquello que, en su momento, me resultaba incomprensible en UCDM.

Después de mi puerperio inicié la lectura del libro de texto de 31 capítulos en el que me tardé 6 meses e inmediatamente arranqué con el libro de ejercicios que tiene 365 lecciones, una para cada día durante un año.

Los beneficios te los puedo resumir con la introducción de su lección número 155:

“Hay una manera de vivir en el mundo que no es del mundo, aunque parezca serlo. No cambias de apariencia, aunque sí sonríes mucho más a menudo. Tu frente se mantiene serena; tus ojos están tranquilos. Y aquellos que caminan por el mundo con la misma actitud que tú reconocen en ti a alguien semejante a ellos. No obstante, los que aún no han percibido el camino también te reconocerán y creerán que eres como ellos, tal como una vez lo fuiste.”

Es un libro verdaderamente transformador, para entenderlo no es tu mente la que necesita estar preparada sino tu corazón.

Si te sientes interesada por la lectura de este maravilloso libro, en la pagina web de la Foundation for Inner Peace https://www.acim.org/ puedes conseguir la versión en pdf de manera gratuita.

Recuerda creer para ver,

Con cariño,

Dary.

Aprende a elevar tu nivel de vibración

Aprende a elevar tu nivel de vibración

“Si quieres descubrir los secretos del universo, busca en términos de energía, frecuencia y vibración” Nikola Tesla.

¿Qué es la vibración?

Con frecuencia escuchamos o usamos la palabra vibración y algunas relacionadas, es más, intuimos su significado pero se nos dificulta definirla claramente. Decimos cosas como: “esta casa tiene mala vibra”, o “Pepito está en mala onda”, o “esta persona y yo no resonamos”; pero, ¿a qué nos referimos con estos términos?

Todo elemento de la creación a nivel atómico es materia y toda materia es energía: el sonido es energía, la luz es energía, las emociones son energía, nuestros pensamientos son energía; nos hallamos en un universo en el que todo es energía. Materia y energía son inseparables.

Una vibración es la propagación de ondas de energía, la frecuencia es la cantidad de veces que esa onda oscila en un segundo y se mide en hertz y la resonancia es la coincidencia de ondas.

En términos prácticos, en nuestro cuerpo la vibración es la frecuencia que emitimos desde nuestro interior hacia el exterior en forma de emociones y sentimientos. Tú vibras porque eres materia y la materia está formada por átomos y moléculas que responden a la energía.

Ya que toda acción, deseo, pensamiento, sentimiento e intención vibra, tenemos el poder de elegir deliberadamente en qué frecuencia queremos estar y de esta manera elegir como queremos vivir.

En este punto quiero compartir una frase que me encanta atribuida a Albert Einstein, quien a parte de ser un hombre de ciencia, era desde mi punto de vista, una ser humano profundamente espiritual.

“Todo es energía y eso es todo lo que hay. Sincronízate con la frecuencia de la realidad que quieres y no podrás hacer otra cosa que conseguirla. No puede ser de otra manera. Esto no es filosofía; es física”

La vibración de las emociones.

 Las emociones tienen su propia frecuencia vibratoria; es más, solo existen dos emociones que los seres humanos podemos experimentar: miedo y amor. El miedo emite una larga y lenta frecuencia vibratoria, mientras que el amor tiene una rápida y alta frecuencia, el resto de las emociones son derivadas de estas dos.

El Doctor David R. Hawkins, reconocido psiquiatra, escritor e investigador, publicó en 1996 un libro en el cual nos ofrece un mapa de los campos de energía conocido como el “Mapa de la conciencia” aquí nos brinda una herramienta muy interesante con la que podemos evaluar nuestro nivel vibratorio dependiendo de las emociones o sentimientos que estamos experimentando y con ello tomar conciencia para realizar acciones que nos permitan ir elevando nuestra frecuencia vibratoria.

Según el doctor Hawkins, el nivel cero corresponde a la muerte y por encima de 700 a la iluminación; por encima de 200 empezamos a vibrar en la frecuencia del amor y experimentamos sensaciones físicas de expansión y por debajo de 200 vibramos en la del miedo, donde nuestro cuerpo básicamente se contrae generando bloqueos energéticos. En palabras del doctor Hawkins: “Todos los niveles bajo 200 a la larga destruyen la vida del individuo y de la sociedad y todos los niveles sobre 200 son expresiones constructivas de poder.”

Aquí te dejo el mapa:

Mapa con listado de emociones

 

Actividades que puedes realizar par subir tu frecuencia vibratoria.

Aquí te doy una lista de actividades que yo misma he realizado durante los últimos años y que me han ayudado a transformar mi vida:

  • Observa tus pensamientos y toma en consideración solo aquellos que te infunden poder.
  • Si tienes poco tiempo, tomar un par de respiraciones profundas y conscientes traerá atención al momento presente y se la retirará a la mente.
  • Relájate. Aquí la clave es la respiración y el poder creativo de tu mente para viajar a escenarios que te llenen de paz: imagina un bosque, el mar o cualquier sitio que para ti represente tranquilidad mientras respiras de manera consciente.
  • La meditación acalla la mente y nos ayuda a permanecer una mayor parte del tiempo en el momento presente. Si estás comprometida con la causa, te animo a iniciar una práctica meditativa todos los días, esta es la manera más rápida y efectiva de elevar tu vibración, en realidad son saltos cuánticos los que puedes dar.
  • Realiza actividades que te entusiasmen. Baila, juega, escribe, canta, dibuja, lee, cocina, haz deporte o sal con amigas; procura convertir tu pasión en tu trabajo, de esta manera todo fluirá en armonía.
  • Aliméntate sanamente: Ten en cuenta que no todo lo que nos ofrecen los medios publicitarios como comida saludable en realidad lo es; la clave aquí es que cuanto más cerca del campo, mejor. Incrementa el consumo de frutas, verduras y hortalizas. Los productos que pasan por procesos industrializados, por cortos que sean, no son los más saludables.
  • Entra en contacto con la naturaleza. Una breve visita a un parque ayuda mucho, abrazar árboles te descarga y caminar descalza te relaja. Únete a un grupo de caminantes, la naturaleza tiene un poder casi mágico para elevar nuestro nivel de vibración.
  • Desconéctate de las malas noticias y la televisión. No se trata de andar desinformada pero te recomiendo seleccionar muy bien lo que ves y lo que lees. Hay mucha “telebasura idiotizadora” para mentes inconscientes, no hagas de la tv un pasatiempo.
  • Por último, sonríe.

Cuando de manera deliberada logramos elevar nuestra frecuencia vibratoria a través de un proceso de reflexión, mirando nuestros temores de frente y tomando acción consciente, podremos dominar nuestras emociones, entonces y solo entonces, seremos realmente libres.

Recuerda creer para ver.

Con cariño,

Dary

Reconecta con tu sabiduría interna

Reconecta con tu sabiduría interna

El ciclo menstrual para nuestras antepasadas era una fuente de maravillosas energías creativas, hace muchos años ellas realizaban rituales e iniciaciones para el autocuidado femenino y para potenciar sus energías cíclicas. Se trataba de un don que impulsaba a la mujer a renovarse cada mes, a conectar profundamente con la madre tierra, así como a expresar su sabiduría e inspiración, trasmitiendo de esta manera toda la sabiduría a las nuevas generaciones.

Sin embargo, mucho ha pasado desde esos tiempos hasta hoy; lamentablemente las tensiones y las expectativas del mundo moderno, de nuestra educación y sociedad, nos desconectaron de esta sabiduría y aún lo siguen haciendo. La primera menstruación dejó de celebrarse como un rito iniciático y estas hermosas y saludables tradiciones sobre cómo nutrir, proteger y cuidar nuestro útero se perdieron con el tiempo.

Generación tras generación fuimos silenciando y bloqueando el incesante flujo creativo que nos habita, y empezamos a ocultar y ver como algo sucio y pecaminoso nuestra sangre sagrada, acallando así todo nuestro poder femenino y reprimiendo la expresión y la sanación de las memorias dolorosas que acumulamos en nuestras vidas y que fácilmente sanábamos con estos ritos.

Nuestra memoria celular ha venido arrastrando todo ese dolor y todos esos bloqueos emocionales, por lo cual, cada vez más y más mujeres sufrimos enfermedades que involucran directamente nuestro útero, ovarios y vagina, llegando incluso a generar problemas de fertilidad.

Nuestro cuerpo grita, pide el reconocimiento de un poder olvidado, pero no desaparecido. Estas enfermedades nos invitan a tomar consciencia y a recordar nuestro poder, a amar nuestra sangre sagrada, a entender que somos cíclicas y apasionadas, que debemos aprender a fluir con nuestras emociones y a sacar lo mejor de nuestra naturaleza femenina.

Para empezar a sanarnos es necesario reconectar con ese flujo creativo liberando el silencio y los bloqueos aprendidos, abriéndonos a recordar esa sabiduría que habita en nosotras y a conectarnos profundamente con nuestro espíritu femenino.

La terapia menstrual

imagen 2 articulo 5

Photo by Tim Marshall on Unsplash

La terapia menstrual es una poderosa rama de la medicina alternativa, podemos incluirla dentro de los saberes actuales de la “nueva espiritualidad femenina” donde también encontramos los círculos de mujeres sanadoras, las Moon Mothers, el trabajo con arquetipos femeninos y las técnicas de respiración ovárica; temas de los cuales trataré en artículos posteriores.

La terapia menstrual básicamente es un método que trabaja sobre el periodo femenino donde cada mujer empieza a observarse a través de él. Se basa en el ciclo hormonal y en la sangre menstrual y se trabaja con sabiduría ancestral femenina a través de ritos, técnicas de visualización, observación, masajes, herboristería, danza y arte, principalmente.

Se trata de lograr un re-conocimiento más profundo de nuestra naturaleza cíclica y de la sangre para recuperar el calendario natural propio de cada mujer -que puede ser de entre 21 y 35 días-. Esto permite traer conciencia sobre la ciclicidad del ser femenino y su correspondiente impacto en las emociones, recuperar la autonomía sobre el cuerpo -el cual se ha visto profundamente impactado por la medicina alopática-, elevar la autoestima e incluso, sanar dolencias físicas.

Hay ciertas actividades que podemos realizar para empezar a conectarnos con esa sabiduría interior: primero, en la medida de lo posible, dedicarnos el primer día del ciclo menstrual a observarnos, a relajarnos, a descansar un poco más, a hacer ejercicios suaves, a ser conscientes de que ese día inicia un miniciclo en el que tenemos necesidades energéticas y emocionales especiales. Segundo, observa el ciclo lunar, ve qué luna es, mírala directamente si te es posible, no es coincidencia que los ciclos de la luna también sean de 28 días. Tercero, observa tu sangre, no sientas asco de ella, huélela, tócala, si usas copa menstrual ponla en un recipiente transparente y observala a contraluz, tal y como salió de tu útero; y por último, acostúmbrate a hablar abierta y tranquilamente de tu menstruación.

La sangre menstrual trae un mensaje específico para cada una de nosotras. Es capaz de revelarnos y traer a nuestra mente consciente los conflictos más profundos, así como ayudarnos a descubrir nuestro propósito en la vida. El color, el aroma, la textura la duración del sangrado así como la presencia de coágulos, nos revela mensajes para nuestra vida si le dedicamos tiempo, observación y reflexión. A través del contacto íntimo con nosotras mismas, mejoramos nuestro conocimiento personal, desarrollar una mejor autoestima, equilibrio emocional y confianza.

Estamos en un tiempo maravilloso para la mujer y la humanidad, hoy tenemos la oportunidad de reconciliarnos con todas nuestras antepasadas y recomponer esa conciencia que se fracturó hace muchos años.

Recuerda creer para ver.

Con cariño,

Dary

Si este artículo te gustó y quieres profundizar en el tema inscríbete a mi curso online sobre terapia menstrual. También te invito a compartir este artículo con mujeres que creas les gustaría el tema.