“Si quieres descubrir los secretos del universo, busca en términos de energía, frecuencia y vibración” Nikola Tesla.

¿Qué es la vibración?

Con frecuencia escuchamos o usamos la palabra vibración y algunas relacionadas, es más, intuimos su significado pero se nos dificulta definirla claramente. Decimos cosas como: “esta casa tiene mala vibra”, o “Pepito está en mala onda”, o “esta persona y yo no resonamos”; pero, ¿a qué nos referimos con estos términos?

Todo elemento de la creación a nivel atómico es materia y toda materia es energía: el sonido es energía, la luz es energía, las emociones son energía, nuestros pensamientos son energía; nos hallamos en un universo en el que todo es energía. Materia y energía son inseparables.

Una vibración es la propagación de ondas de energía, la frecuencia es la cantidad de veces que esa onda oscila en un segundo y se mide en hertz y la resonancia es la coincidencia de ondas.

En términos prácticos, en nuestro cuerpo la vibración es la frecuencia que emitimos desde nuestro interior hacia el exterior en forma de emociones y sentimientos. Tú vibras porque eres materia y la materia está formada por átomos y moléculas que responden a la energía.

Ya que toda acción, deseo, pensamiento, sentimiento e intención vibra, tenemos el poder de elegir deliberadamente en qué frecuencia queremos estar y de esta manera elegir como queremos vivir.

En este punto quiero compartir una frase que me encanta atribuida a Albert Einstein, quien a parte de ser un hombre de ciencia, era desde mi punto de vista, una ser humano profundamente espiritual.

“Todo es energía y eso es todo lo que hay. Sincronízate con la frecuencia de la realidad que quieres y no podrás hacer otra cosa que conseguirla. No puede ser de otra manera. Esto no es filosofía; es física”

La vibración de las emociones.

 Las emociones tienen su propia frecuencia vibratoria; es más, solo existen dos emociones que los seres humanos podemos experimentar: miedo y amor. El miedo emite una larga y lenta frecuencia vibratoria, mientras que el amor tiene una rápida y alta frecuencia, el resto de las emociones son derivadas de estas dos.

El Doctor David R. Hawkins, reconocido psiquiatra, escritor e investigador, publicó en 1996 un libro en el cual nos ofrece un mapa de los campos de energía conocido como el “Mapa de la conciencia” aquí nos brinda una herramienta muy interesante con la que podemos evaluar nuestro nivel vibratorio dependiendo de las emociones o sentimientos que estamos experimentando y con ello tomar conciencia para realizar acciones que nos permitan ir elevando nuestra frecuencia vibratoria.

Según el doctor Hawkins, el nivel cero corresponde a la muerte y por encima de 700 a la iluminación; por encima de 200 empezamos a vibrar en la frecuencia del amor y experimentamos sensaciones físicas de expansión y por debajo de 200 vibramos en la del miedo, donde nuestro cuerpo básicamente se contrae generando bloqueos energéticos. En palabras del doctor Hawkins: “Todos los niveles bajo 200 a la larga destruyen la vida del individuo y de la sociedad y todos los niveles sobre 200 son expresiones constructivas de poder.”

Aquí te dejo el mapa:

Mapa con listado de emociones

 

Actividades que puedes realizar par subir tu frecuencia vibratoria.

Aquí te doy una lista de actividades que yo misma he realizado durante los últimos años y que me han ayudado a transformar mi vida:

  • Observa tus pensamientos y toma en consideración solo aquellos que te infunden poder.
  • Si tienes poco tiempo, tomar un par de respiraciones profundas y conscientes traerá atención al momento presente y se la retirará a la mente.
  • Relájate. Aquí la clave es la respiración y el poder creativo de tu mente para viajar a escenarios que te llenen de paz: imagina un bosque, el mar o cualquier sitio que para ti represente tranquilidad mientras respiras de manera consciente.
  • La meditación acalla la mente y nos ayuda a permanecer una mayor parte del tiempo en el momento presente. Si estás comprometida con la causa, te animo a iniciar una práctica meditativa todos los días, esta es la manera más rápida y efectiva de elevar tu vibración, en realidad son saltos cuánticos los que puedes dar.
  • Realiza actividades que te entusiasmen. Baila, juega, escribe, canta, dibuja, lee, cocina, haz deporte o sal con amigas; procura convertir tu pasión en tu trabajo, de esta manera todo fluirá en armonía.
  • Aliméntate sanamente: Ten en cuenta que no todo lo que nos ofrecen los medios publicitarios como comida saludable en realidad lo es; la clave aquí es que cuanto más cerca del campo, mejor. Incrementa el consumo de frutas, verduras y hortalizas. Los productos que pasan por procesos industrializados, por cortos que sean, no son los más saludables.
  • Entra en contacto con la naturaleza. Una breve visita a un parque ayuda mucho, abrazar árboles te descarga y caminar descalza te relaja. Únete a un grupo de caminantes, la naturaleza tiene un poder casi mágico para elevar nuestro nivel de vibración.
  • Desconéctate de las malas noticias y la televisión. No se trata de andar desinformada pero te recomiendo seleccionar muy bien lo que ves y lo que lees. Hay mucha “telebasura idiotizadora” para mentes inconscientes, no hagas de la tv un pasatiempo.
  • Por último, sonríe.

Cuando de manera deliberada logramos elevar nuestra frecuencia vibratoria a través de un proceso de reflexión, mirando nuestros temores de frente y tomando acción consciente, podremos dominar nuestras emociones, entonces y solo entonces, seremos realmente libres.

Recuerda creer para ver.

Con cariño,

Dary