Sanar una enfermedad como la endometriosis requiere dos cosas muy importantes: la primera es retomar el control sobre nosotras y segundo creer y confiar en la sabiduría de nuestro cuerpo para sanar. El cuerpo en realidad se sana solo, pero nosotras debemos actuar como facilitadoras del proceso.

Duda de todo, investiga, lee y lo más importante mira dentro de ti. En la medicina ayurveda, que es la medicina tradicional hindú, se dice que lo que sabe el paciente acerca de su enfermedad es mucho más importante que lo que sabe el médico y esto es muy sencillo de entender, pues eres tú quien conoce al detalle tus hábitos, emociones, pensamientos y relaciones.

A lo largo de nuestra vida hemos cedido el poder sobre nuestra salud a otras personas, particularmente a los médicos, la mayoría de los cuales les falta una visión más holística e integral de las enfermedades para sanarlas de raíz y no reducir todo a una cirugía, que ataca los efectos mas no las causas, por lo tanto, no nos sana y el desequilibrio que se intentó ocultar se manifestará de nuevo afectando el mismo órgano u otro, pero siempre recordándonos que hay algo a nivel interno que debemos resolver.

Somos seres humanos y hacemos parte de la naturaleza la cual tiene sus leyes, en la medida en que nos alineemos con ellas, nuestra vida fluirá suavemente. Imagínate un árbol, el árbol de la vida, en él hay frutos, si hacemos un símil con nuestra vida esos frutos representan nuestra salud y nuestro bienestar y ¿qué pasa si no nos gustan esos frutos?, es decir, ¿qué pasa si nuestra salud no es lo que quisiéramos que fuera?

La mayoría de las personas prestamos más atención a los frutos y no nos damos cuenta de que lo que crea esos frutos son las semillas y las raíces, ¿qué significa esto?; significa que si queremos cambiar los resultados debemos trabajar en modificar nuestras raíces, nuestro mundo interno pues aquello que no vemos es mucho más poderoso que lo que vemos.

Debemos aceptar total responsabilidad sobre nuestra salud, tanto si es buena como si no, pues la presencia de enfermedades o la ausencia de ellas es una manifestación en este plano físico que en realidad se creó en otros planos como el mental, emocional y espiritual. Por lo tanto, es importante que entendamos que no nos movemos en un único plano existencial, nos movemos en al menos cuatro: el mundo físico, el mental, el emocional y el espiritual, y no podemos esperar resultados de largo alcance atacado únicamente los efectos en el plano físico, pues sin un cambio en las raíces, los frutos continuarán siendo los mismos, manifestados en el plano físico de diferentes maneras.

En este camino de tomar conciencia y responsabilidad de tu salud, el primer paso es tomarte un tiempo para reflexionar, cuestionar y mirar hacia adentro, pues solo allí están las respuestas. Si los resultados en torno a tu salud no son lo que quisieras, pregúntate qué aspectos a nivel emocional, espiritual y mental debes modificar para crear la salud que quieres.

Imagen 2 articulo 3

Photo by Bobbo Sintes on Unsplash

Las preguntas que nunca nos hacemos tienen el poder de despertar en nosotras nuevos pensamientos, abrirnos a nuevas posibilidades y renunciar a caminos que no conducen a ningún lado. Aquí te dejo 10 preguntas que te ayudarán es este proceso, tómate un té contigo misma, toma papel y lápiz y responde sinceramente y con calma, aquí puede empezar tu camino de transformación hacia la salud que quieres.

  • ¿Qué área de tu vida te hace sentir más satisfecha y orgullosa?
  • ¿Cuál crees que es tu mayor impedimento para sentirte como quieres?
  • ¿Qué hace falta en tu vida?
  • ¿Qué estás tolerando en tu vida que va en contra de tus valores?
  • ¿Cuál crees que es tu función en este mundo?
  • ¿Culpas a algo o alguien por las cosas que pasan en tu vida?
  • ¿Estás dispuesta a tomar el 100% de responsabilidad sobre las cosas que pasan en tu vida?
  • ¿Que actos de amor hacia ti misma podrías implementar esta semana?
  • ¿Cuál es la visión más alta que tienes para tu vida?
  • ¿Crees en un ser superior?

Por último, describe como sería tu día ideal, tu rutina deseable desde que te levantas hasta que te acuestas. La vida no es algo que simplemente te sucede, eres la dueña de tu vida y solo tú puedes traer este día a tu realidad.

Recuerda creer para ver.

Con cariño,

Dary